Podemos y Azaña

Azaña Pablo Iglesias

Si durante estas vacaciones no has tenido que discutir con tu cuñado, tu vecino, o ese amigo al que ves de vez en cuando sobre el fenómeno político del momento eres un afortunado. Entonces sí que has tenido unas buenas vacaciones. El resto de los mortales no hemos tenido más remedio que entre cerveza y cerveza escuchar tópicos sobre el futuro de la izquierda que algunos parecen acabar de descubrir. ¡La gente no respeta ni las vacaciones! ¿Dónde quedó esa sana costumbre británica de no hablar de política durante las comidas?

Lo cierto es que sólo hay que analizar los minutajes de los informativos o las conversaciones en el autobús o en la barra del bar durante el desayuno, para comprobar que Podemos es mucho más que una larga serpiente de verano.

Podemos pretende convertirse en un actor relevante en el sistema de partidos de nuestro país. Y, si no comete errores y el PSOE sigue sin reaccionar, va camino de conseguirlo. Pocas veces un movimiento social de tanto calado como el 15M ha tenido tan poca respuesta entre las fuerzas parlamentarias. Podemos no se explica sin esa falta de respuesta por parte de los partidos tradicionales ante las justas demandas ciudadanas que eclosionaron en mayo de 2011. Así que de aquellas aguas estos lodos.

Podemos sabe dónde quiere llegar y tiene claro cómo. Además, aunque en un contexto diferente, tiene antecedentes donde mirarse. Podemos y Manuel Azaña no tienen sólo en común la utilización sistemática del término “casta”.

El 13 de marzo de 1934, el diario alicantino El Luchador publicó el ideario político de Izquierda Republicana, la nueva formación de Manuel Azaña. En el punto dos de sus estatutos políticos decía lo siguiente:

“Deseamos gobiernos de republicanos puros que sientan con amor a la república, no que la acaten para mancillarla, sin compromisos con el pasado, libres de cualquiera de los prejuicios que puedan malograr aquel propósito revolucionario. A cuanto quede en nuestra sociedad de espíritu monárquico, a cuantas instituciones o personas necesitan para la imposición de su poderío que se gobierne monárquicamente, hay que obligarlas a que se queden en las afueras del gobierno de la República, respetadas si son respetuosas y castigadas primero y deshechas después como casta política, si atentan contra el régimen”

El partido político ideado por Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias aspira, como Manuel Azaña, a conquistar a través de la superioridad moral la hegemonía política del centroizquierda. 

A ver quién se atreve a contestar. Después de unas elecciones generales sin ningún partido con mayoría absoluta, ¿dejaría el PSOE gobernar al PP ante la incapacidad de llegar a un acuerdo con Podemos y otras fuerzas de izquierda?

Share