La marca España: historia, mentiras y páginas web.

marca_espana (1)Cada vez que alguien invoca fuerza de causa mayor para ocultar un asunto que no le conviene -casi siempre vinculado a intereses particulares- alude a la marca España como una suerte de bien superior que no se puede perjudicar.

La marca España es una especie de razón de estado en los tiempos de la Nueva Economía. Todo vale con tal de salvar de la crítica a las fuerzas que manejan nuestro Estado corporativista, donde el BOE y las leyes del mercado están fuertemente entrelazados, y no precisamente por una mano invisible.

Moncloa dixit: “La Marca España es una política de Estado, cuya eficacia reside en el largo plazo. La garantía de la continuidad del proyecto Marca España es que nazca y se desarrolle fruto del consenso, por encima de cambios políticos. Su objetivo es mejorar la imagen de nuestro país, tanto en el interior como más allá de nuestras fronteras, en beneficio del bien común. En un mundo global, una buena imagen-país es un activo que sirve para respaldar la posición internacional de un Estado política, económica, cultural, social, científica y tecnológicamente”.

La marca España tiene una nueva página web. www.marcaespana.es. No se la pierdan porque en ella el Gobierno se empeña en ofrecer la mejor de las caras de la piel de toro. Y claro, aprovechan una vez más para reinterpretar la historia.

No sabemos si los textos habrán corrido a cargo del ínclito Pío Moa. Pero el hecho es que se repite el tantra del Alzamiento Militar y eso de que la guerra civil fue la consecuencia directa de la segunda república.

Por supuesto, ni rastro de la dictadura y de la represión. Tras la guerra civil vino la transición. Hay que sumergirse mucho más al fondo de la web para encontrar referencias a la dictadura franquista. Todo sea por la marca España.

Share

2013, ¿Gobierno de Coalición?

La democracia en España es joven. No hay experiencias de gobiernos de coalición. Para verlas hay que remontarse a la Segunda República. Y mucho menos experiencias de grandes coaliciones que aglutinen a los dos partidos mayoritarios que compiten por el poder. Pero quizá, ante los acontecimientos que se avecinan en 2013, no sea tan improbable una gran coalición. Al estilo de la ‘Grosse Koalition’ que se formó en Alemania tras las elecciones federales del 18 de septiembre de 2005,  entre la CDU de Angela Merkel y el SPD de Gerhard Schröder, y que amenaza con volver a repetirse tras las próximas elecciones al Reichstag.

Alemania no sólo marca la pauta en lo económico, también en lo político. Y algunos, tanto en el PSOE como en el PP, no ven con malos ojos esa solución transitoria. Sobre todo a los que les cuesta bajarse del coche oficial.

La soledad de Rajoy y Rubalcaba y la críticas que reciben ambos, desde dentro y fuera de sus formaciones políticas, hacen que los intereses de las élites de los partidos tradicionales se aproximen en situaciones de crisis de legitimidad como la actual. Sería un grave error para España y para su democracia.

El PSOE corre peligro si se obceca en ir a un centro político que cada vez es más pequeño y que en estos momentos no conduce a ningún sitio. Quizá Andalucía y otro pacto, el de PSOE e IU, sea una de las pocas garantías para que este escenario, en el que algunos trabajan desde hace tiempo, no llegue a producirse.

Entre tanto, las soluciones no llegan, la crisis social se agudiza, y las criticas al Gobierno de Rajoy se recrudecen desde la izquierda y desde la derecha. Dos ejemplos:

Share

Rebelión contra cien años de soledad política

La democracia en España siempre ha sido un quiero y no puedo, debido a la falta de una auténtica revolución burguesa y una clase media que la sustentase.

Los intentos de consolidarla se han debido más a impulsos corporativistas que a un consenso entrecruzado de tipo anglosajón -como teoriza John Rawls para la democracia norteamericana-. Lo que hubiese permitido un verdadero pluralismo sin miedo a que se descosiera la calma democrática con continuos pronunciamientos, golpes de estado y tensiones territoriales.

Ocurrió con la Restauración canovista y la Constitución de 1876. Y sucedió justo 100 años después, a partir 1976 con la transición democrática, los Pactos de la Moncloa y la Constitución del 78.

La Restauración y el turnismo político duraron lo que el propio Cánovas del Castillo y nuestras últimas colonias en Cuba y Filipinas. Y a partir de ahí todo fue descomposición y naufragio de un sistema político que no representaba la realidad social del país.

Ahora vamos por el mismo camino. Sólo la respuesta social y una auténtica renovación en el principal partido de la oposición pueden evitar la descomposición de España tal y como hoy lo conocemos. Una vía que pasa obligatoriamente por la apertura de un nuevo proceso constituyente que se erija sobre bases sólidas y democráticas, y que nos evite otros Cien años de soledad política.

Por eso cuando veo al Movimiento 15M, Rodea el Congreso, Empapela el Congreso, no puedo evitar recordar como:

Estaban debatiendo Canovas y Sagasta en el Congreso de los Diputados… ah no…

Estaban debatiendo Rajoy y Rubalcaba en el Congreso…, ah no, perdón…

Estaban Gerineldo Márquez y Aureliano Buendía hartos de tantos días de batalla y….

«Una noche le preguntó al coronel Gerineldo Márquez:

-Dime una cosa, compadre: ¿por qué estás peleando?

-Por qué ha de ser, compadre contestó el coronel Genireldo Márquez-: por el gran partido liberal.

-Dichoso tú que lo sabes contestó él-. Yo, por mi parte, apenas ahora me doy cuenta que estoy peleando por orgullo.

Eso es malo -dijo el coronel Gerineldo Márquez.

Al coronel Aureliano Buendia le divirtió su alarma. «Naturalmente -dijo-. Pero en todo caso, es mejor eso, que no saber por qué se pelea.» Lo miró a los ojos, y agregó sonriendo:

O que pelear como tú por algo que no significa nada para nadie

En fin, que -con todo el respeto al maestro Gabriel García Márquez–  el realismo mágico y el “macondismo” están muy arraigados en la historia política de nuestro país.

Share

PGE 2013: Rajoy en el país de las maravillas

Saez de Santamaría, Montoro y De Guindos han presentado los Presupuestos Generales del Estado para 2013. Más allá de valoraciones políticas, desde el punto de vista económico, los ajustes de las cuentas públicas se centran en unos niveles de ingresos poco creíbles -debido a lo escuálido del consumo interno y de la actividad-, y a una previsión de la evolución de la economía española optimista, que cifra la tasa de crecimiento en el -0,5%. Rajoy parece no darse cuenta de la situación. Cree estar, como Alicia, en el país de las maravillas.

Llama la atención que las previsiones de instituciones que siempre orientan la política del Gobierno sean radicalmente diferentes: Ernst & Young -2%; CEOE -1,6%; Standard & Poor’s -1,4%; o el FMI -1,2%. 

Pero no quedan ahí las objeciones de los especialistas al “borrador” presentado por el Gobierno. Los expertos sólo coinciden en eso, en que lo que ha presentado el Gobierno Rajoy es sólo un “borrador”. Y apuestan a que sucederá como con los Presupuestos de 2012 que tardaron en modificarse tras su aprobación poco más de una semana. El tiempo que tardó Rajoy en anunciar el recorte de 10.000 millones de recortes en educación y sanidad. Todo un récord.

 

Barclays

Crecimiento  será decepcionante y peor de los que espera actualmente el gobierno la caída de la demanda interna se extenderá en el 2013. Ve caída del PIB del 1,8% en 2012 y 2013  vs previsión oficial del -1,5% en 2012 y -0,5% en 2013.

Sigue leyendo

Share

España, Cataluña y la madre que las parió

No hay nada más fácil y cómodo para un mal político o un tertuliano vago e hiperactivo que un debate identitario. España, Cataluña y la madre que las parió
el título de esta entrada- no es sólo el título de un libro ramplón del televisivo Javier Sardá. Es lo primero que nos viene a los labios después de ver durante 5 minutos cualquier informativo en televisión. Entre separatistas y separadores no da uno pié con bola. Entre toros y burros, las ovejas nos defendemos como podemos intentando discernir la verdad de la mentira, lo cierto de lo impostado, entre una nube de polvo informativa y política que nos impide ver las cosas con claridad.

¡Ya está bien! como diría una flamenca vieja de La Línea. ¡Que pesados! Rajoy, Mas, Rosa DiezAlicia Sánchez-CamachoERC, el “Nou” PSC, el ínclito Durán i Lleida, últimamente fuera de foco por decisión de su propia formación política; incluso el Rey, que con su “remar juntos” y su “quimera”, hace méritos para que no se le pueda echar toda la culpa a Urdangarín del descrédito de la monarquía.

Pacto Fiscal, concierto, independencia, elecciones anticipadas, han barrido de las portadas a las ya conocidas crisis, prima de riesgo, rescate, bono alemán o intervención. Ni rastro tampoco en las primeras de recortes de sueldos, despidos, protestas, copagos y privatizaciones. Desde la manifestación en Barcelona con motivo del 11S, y la riada de declaraciones políticas posteriores, ni tan siquiera el más pobre y deprimente inicio de curso escolar de las últimas dos décadas ha merecido la atención informativa o un mínimo debate en la opinión publicada.

Buen trabajo de las élites conservadoras madrileña y barcelonesa que se arremolinan en torno al PP y a CiU, respectivamente. Primero pactan e imponen retrocesos sociales históricos. A continuación rompen, recogen su scatergoris particular, y pretenden que entremos todos en un lio de banderas e himnos, cuando lo que hay debajo de la mesa- o no tan debajo- son los intereses de los mercaderes de la política y de la industria.

¿O todavía duda alguien que CiU ya había llegado al convencimiento de que en este contexto económico no podía sacarle más ni al Gobierno de Rajoy ni al PP en Cataluña, y que su única opción pasaba por una convocatoria electoral anticipada? Todo el tinglado de los últimos días sólo ha sido una estrategia de Mas para llegar a las elecciones en las mejores condiciones para obtener una mayoría absoluta de CiU.

La semana que viene el president Mas disolverá el Parlament y continuará con su hoja de ruta.

Share